Atentado en Peshawar

Peshawar_Pakistan_sept_2013Los atentados de Peshawar se unen a la oleada de los acaecidos en estos días de septiembre, protagonizados por radicales islamistas. Fotografia: AP, Mohammad Sajjad

Letal ataque con bombas a iglesia católica en Peshawar, Pakistán

Islamabad, 22 sep (Prensa Latina) Un doble ataque suicida con bombas a una iglesia católica de la noroccidental ciudad pakistaní de Peshawar causó hoy al menos 56 muertes y más del doble de heridos, muchos de ellos de gravedad.

Las explosiones se produjeron de modo casi simultáneo cuando los fieles salían del templo, uno de los más antiguos de la religión cristiana en el país y dentro del cual había unas 700 personas, refirió un oficial de la policía.

Entre los fallecidos se cuentan cuatro niños de tres a ocho años de edad y un gran número de mujeres, así como un agente del orden.

La intensidad de las explosiones fue tal, que varios edificios cercanos sufrieron considerable daños, mostraron imágenes de la televisión local.

La centenaria iglesia de Saint John está enclavada en una zona comercial de alta afluencia de público. La comunidad cristiana asentada en los alrededores suele acudir en masa durante los servicios dominicales.

Aunque ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad del atentado, medios de prensa recordaron que en ocasiones anteriores islamistas radicales han atacado a las comunidades minoritarias, incluidos los cristianos.

Al condenar el hecho en un comunicado, el primer ministro Nawaz Sharif apuntó que los terroristas no tienen religión y que el asesinato de inocentes está en contra de las enseñanzas del Islam y de todas las religiones. Por otra parte, fuerzas de seguridad refirieron que tres miembros del grupo extremista Lashkar -i-Islam (Ejército del Islam) murieron este domingo mientras fabricaban una bomba artesanal en las afueras de Peshawar.

Uno de los fallecidos era el portavoz de esa facción insurgente, conocido por Younas.

Puerta de entrada a la región tribal de Pakistán fronteriza con Afganistán, Peshawar ha sido por más de una década la primera línea de combate contra los talibanes.

Cientos de personas han muerto a causa de atentados suicidas ejecutados dentro de la propia ciudad o en asaltos relámpago a puestos de control e instituciones gubernamentales enclavadas en los alrededores.

Anuncios