Egipto: arranca el golpe de estado

egypt-protest-mura_2604717b Lea también: “Egypt army hands Morsi ultimatum” (AlJazeera); “Egypt protests: Army issues 48-hour ultimatum for agreement amid clashes” (The Telegraph)

El Ejército de Egipto da 48 horas a las fuerzas políticas para llegar a un acuerdo

Ahmed Jaled, EFE/Cinco Días, 1 de julio, 2013

La televisión estatal egipcia ha emitido un comunicado en el que las Fuerzas Armadas instan a los diferentes grupos políticos a alcanzar una solución en las próximas 48 horas. De lo contrario anunciará una hoja de ruta para el futuro y supervisará su aplicación “si no se realizan las reivindicaciones del pueblo en ese plazo”.

El anuncio del comandante en jefe del Ejército, general Abdel Fatah al Sisi, llega el mismo día en el que cinco ministros han presentado su dimisión en solidaridad con las numerosas marchas de protesta que acaecieron ayer en la plaza de Tahirir y en los alrededores del palacio presidencial. Entre estas dimisiones destaca la del exjefe del Estado Mayor Sami Anan, antiguo “número dos” de la Junta Militar que gobernó Egipto tras la caída de Hosni Mubarak.

El comunicado exige a los políticos que “asuman su responsabilidad en este momento histórico que atraviesa la patria, que no va a perdonar a ninguna fuerza que deje de asumir su responsabilidad”. El Ejército también ha querido alabar la “determinación, insistencia y libertad” con la que el pueblo egipcio se ha echado a la calle.

Si el Ejecutivo no reacciona, las Fuerzas Armadas se ven en “obligación nacional e histórica de respetar las reivindicaciones del pueblo y anunciar una hoja de ruta y encargarse de aplicarla con la participación de todas las corrientes leales, incluidos los jóvenes (que impulsaron la revolución), y sin la exclusión de ninguna parte”, reza el comunicado.

No obstante, el Ejército puntualiza que “no va a ser parte del juego político ni del gobierno, y no aceptará salir de su papel estipulado en el sistema democrático auténtico, que deriva de la voluntad del pueblo”.

El pasado 23 de junio, las Fuerzas Armadas de Egipto ya advirtieron de que “no se quedarían calladas” si el país se deslizaba hacia un conflicto “difícil de controlar”.

Mientras tanto, el Gobierno ha manifestado que sigue “con preocupación” los choques entre islamistas y opositores que han causado la muerte de veinte manifestantes y más de 700 heridos. En las últimas horas, un enfrentamiento en la sede central de los Hermanos Musulmanes en El Cairo se ha cobrado la vida de 12 personas.

Anuncios