Ejecución pública en Teherán

Teherán: un verdugo iraní comprueba la soga con la que se ejecutó a Abdul Malik Rigi, el pasado 20 de junio. Nacido en 1979, Rigi fue el líder del Jundullah (o Jundallah: “Soldados de Alá”), responsable de numerosos ataques y atentados en Irán. En el último de ellos, el 18 de octutbre de 2009, murieron 42 personas, entre ellas seis altos mandos de los Guardianes de la Revolución. Rigi fue capturado el pasado 23 de febero; las versiones sobre las circunstancias del suceso varían, aunque suele aceptarse que cazas iraníes hicieron aterrizar al avión de las líneas aéreas de Kirguistán que lo llevaba desde Dubai a ese país centroasiático, presumiblemente a la base de Manas. Aunque Jundullah fomaría parte de la red de Al Qaeda, de hecho está muy extendida la versión de que recibía apoyo directo de los Estados Unidos para desestabilizar Irán, reivindicando la secesión de Baluchistán. En todo caso, dicha hipótesis está en el centro de la gran polémica sobre la manipulación oportunista del fenómeno Al Qaeda por parte de los servicios de inteligencia de varios países, y entre ellos, los estadounidenses.

Anuncios