Yemen y Egipto: frustrados magnicidios

Mohamed-Salem-Basindwa-1842427

En un breve lapso de tiempo se han sucedido dos intentos de magnicidio en sendos países árabes, muy unidos entre sí en sus por lazos históricos, culturales, económicos y hasta políticos: Yemen y Egipto. Todavía es pronto para saber si existe una conexión entre ambos sucesos. en la foro, Mohamed Salem Basindwa, primer ministro yemení

El primer ministro de Yemen sobrevive a un atentado

BBC Mundo, 31 de agosto, 2013

Las fuerzas de seguridad de Yemen informaron que el primer ministro del país, Mohamed Salem Basindwa, salió ileso de un intento de asesinato en su contra.

Un consejero de Salem Basindwa dijo que cuatro pistoleros abrieron fuego contra el convoy del primer ministro conforme regresaba a su hogar desde la oficina en la capital, Saná.

Es la primera vez que el líder yemení es objeto de un ataque, pero otros miembros de su gabinete han sido víctimas de atentados en anteriores ocasiones.

Se considera a Yemen como sede de al Qaeda en la península Arábiga

El ministro del Interior de Egipto sale ileso de un atentado

RTVE.es / Agencias, 5 de septiembre

El Gobierno egipcio ha advertido de que se enfrentará con “mano de hierro” el terrorismo y los intentos de perjudicar la seguridad nacional, en respuesta al atentado con coche bomba contra el ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, del que ha salido ileso este jueves en El Cairo.

La ministra egipcia de Sanidad, Maha al Rebat, cifra enal menos 24 las personas heridas, entre civiles y efectivos de las fuerzas de seguridad, como consecuencia del atentado. Mientras, Interior detalla en una nota que entre los heridos pertenecientes a las fuerzas de seguridad hay seis oficiales y cuatro agentes de policía.

En declaraciones a la televisión egipcia, la ministra ha explicado que once personas se encuentran ingresadas en el Hospital de Seguridad Médica del barrio cairota de Ciudad Naser, donde ocurrió el atentado, y otras trece fueron trasladadas al centro médico del Ministerio del Interior.

Entre las víctimas figuran cuatro somalís, entre ellos una mujer de nacionalidad inglesa a la que hubo que amputar una pierna. Hay cuatro casos graves, uno de ellos con lesiones en la cabeza, y otros cuatro heridos ya han sido dados de alta.

La Policía ha establecido varios perímetros de seguridad en torno a la zona, el primero de los cuales se halla a unos 500 metros del lugar de la explosión. Los efectos del estallido eran apreciables en un radio de un centenar de metros, y la onda expansiva ha llegado a romper ventanas de edificios alejados.

Un posible ataque suicida

El Consejo de Ministros advierte a través de un comunicado que “este suceso no apartará al gobierno de su lucha contra el terrorismo con toda firmeza y fuerza“. El Ejecutivo ha asegurado también que actuará con “mano de hierro contra toda mano que juegue con la seguridad nacional, hasta que retorne la estabilidad a Egipto“.

Se trata del primer atentado contra un miembro del gobierno provisional egipcio salido del golpe de Estado del pasado 3 de julio, aunque desde entonces se han producido ataques contra edificios oficiales, soldados, comisarías de Policía e iglesias cristianas.

El Ministerio del Interior informó en un principio de que el estallido se debió a una bomba detonada por control remoto, aunque luego ha dejado abierta la posibilidad a que se trate de un ataque suicida, ya que según investigaciones preliminares, se han hallado restos humanos en el lugar.

El artefacto, de alta carga explosiva, estaba colocado en el maletero de un vehículo que estaba aparcado en el lado derecho de la avenida y que ha quedado totalmente destruido.

El ministro objeto del atentado, Ibrahim ha comparecido ante los periodistas poco después del atentado y ha calificado el suceso de “tentativa despreciable”. El ministro ha indicado que un artefacto con fuerte carga explosiva fue detonado al paso de su vehículo y causó heridas graves a varias personas.

Además, ha revelado que los cuatro vehículos del convoy en el que iba el ministro resultaron destruidos en el atentado, que tuvo lugar en el barrio donde reside, Ciudad Naser, en el este de El Cairo.

Según pudo constatar la agencia Efe en el lugar del atentado, la calle Mustafa al Nahas, los destrozos materiales son de gran magnitud en los edificios cercanos y hay un buen número de vehículos calcinados.

Condena de los Hermanos Musulmanes

Un alto cargo de los Hermanos Musulmanes, Amr Darrag, ha condenado el intento de asesinato en nombre de la Alianza contra el Golpe de Estado, una coalición de grupos que se oponen al gobierno provisional.

“La bomba supuestamente dirigida contra el ministro de Interior es lamentable y la Alianza la condena con fuerza”, ha declarado Darrag. “Reafirmamos nuestra postura pacífica, que es claramente visible en todas nuestras manifestaciones”, ha añadido.

Como titular de la cartera de Interior, Ibrahim fue uno de los responsables del violento desalojo de los campamentos de los islamistas que protestaban por el derrocamiento del presidente electo, Mohamed Morsi.

Por su parte, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, ha condenado el atentado que ha calificado como un “acto criminal”. Al Arabi ha pedido al Gobierno egipcio que tome las medidas necesarias para conocer a los autores del ataque y presentarles “lo antes posible” ante la Justicia y ha advertido contra los actos que quieren desestabilizar el país y obstaculizar la aplicación de “la hoja de ruta” anunciada para el periodo de transición.

El grupo radical Gamaa al Islamiya, responsable de numerosos atentados terroristas en la década de 1990 hasta que renunció a la violencia en 2003, se ha desvinculado del atentado contra el ministro del Interior egipcio, Mohamed Ibrahim.

En un comunicado difundido en su página web, el grupo y su partido Construcción y Desarrollo han condenado el ataque y aseguran que “estas explosiones abrirán la puerta a un conflicto sangriento entre los hijos de la misma nación que posiblemente no se cerrará en breve”.

Desde hace dos meses, Egipto vive inmerso en una grave crisis política, con el país dividido entre los que apoyan y los que se oponen al golpe.

Anuncios