El rescate de Chipre (8)

Explosion_Chipre_4 Estado en que quedaron las instalaciones de la base naval Evangelos Florakis, en julio de 2011, que enseguida encendió todas las alarmas sobre la necesidad de un rescate inminente para Chipre

La mecha de la crisis: la explosión de una base naval

Andrés Mourenza (Efe) | Atenas, El Mundo, 23/03/2013

La crisis de Chipre comenzó con una tremenda explosión: la madrugada del 11 de julio de 2011, casi un centenar de contenedores cargados de explosivos almacenados a pleno sol durante dos años estallaron en una base naval, dejando 13 muertos y dañando la principal central eléctrica del país.

Chipre perdió más de la mitad de su capacidad energética y reparar el estropicio costó al menos el 10% del PIB a un Estado que comenzaba a arrastrar problemas de déficit fiscal por una economía basada en el turismo, la construcción y los servicios financieros, todos sectores muy dañados por la crisis global.

El Estado hubo de financiar el gasto a través de un aumento del déficit -de un superávit del 0,9% en 2009 pasó a un déficit del 6,3% en 2011- y la emisión de deuda, que se elevó del 49% del PIB en 2008 al 90% en 2012, lo que lo dejó sin fondos para socorrer al sector bancario cuando comenzaron sus graves problemas.

El sector bancario de Chipre, con unos 135.000 millones de euros en activos, es inmenso en comparación con su economía nacional, de 17.800 millones, es decir 7,5 veces superior al PIB frente a una media del 3,5 de la UE, una ratio sólo superada por Luxemburgo (24 veces) e Irlanda (8 veces).

Durante años, ha engordado gracias a la atracción geopolítica de la isla para hacer negocios en Europa y Oriente Medio y a la jugosa rentabilidad que ofrecía: según los datos del Banco Central Europeo (BCE), en enero de 2013 el interés medio para los depósitos a plazos menores de un año era del 4,53% (0,9% en Alemania).

Estos elevados intereses que, para evitar una fuga de capitales, aumentaron a medida que avanzaba la crisis, los podía conceder la banca chipriota gracias a su inversión en productos de riesgo con una gran rentabilidad, como la deuda helena.

Igualmente poseía intereses en el sector de la construcción que experimentó un boom durante la pasada década, con un incremento de los precios de la vivienda del 50% entre 2006 y 2008.

Otra de las fuentes que alimentaban los intereses eran las operaciones de la banca chipriota en el extranjero donde, en países como Ucrania, prestaban a unos intereses superiores al 15%.

De acuerdo al Banco Central de Chipre, en 2012 el 40% de los 70.150 millones de euros en depósitos en la isla procedía del exterior y, de éstos, la inmensa mayoría era propiedad de ciudadanos o empresas extracomunitarios, sobre todo rusos.

Cuentas de más de medio millón de euros

Además, un reciente informe de Barclays estimaba que el 42% de la base de los depósitos estaba constituida por cuentas con más de medio millón de euros.

“El problema del sector bancario chipriota no es su tamaño, sino su exposición a la deuda griega”, señala el economista Stelios Platis.

Al contrario que otros países europeos, hasta hace poco los bancos chipriotas no necesitaron de inyecciones de dinero público y tampoco recurrían al sistema de préstamo interbancario, pues obtenían suficiente liquidez de los depósitos, recuerda Platis.

Sin embargo, cuando el pasado año se llevó a cabo la quita de deuda griega, con pérdidas forzadas a los acreedores de en torno al 75% de su inversión, los bancos chipriotas perdieron unos 4.500 millones de euros, lo que provocó que se tambaleara todo el sistema financiero.

Esto llevó a una bajada tras otra de la nota crediticia tanto de los bancos como del Estado, que perdieron el acceso a los mercados el pasado verano y han permanecido dependientes de las inyecciones de liquidez del BCE y pendientes de una recapitalización exigida por la Autoridad Bancaria Europea.

Pero el Gobierno, ocupado en reparar el desastre de la central eléctrica e impelido por Bruselas a reducir su déficit, no disponía de fondos para socorrer al sistema bancario, por lo que se dirigió a Rusia, tradicional aliado de Nicosia, para firmar un crédito de 2.500 millones de euros al 4,5% de interés.

Entretanto, el Estado hubo de intervenir en junio pasado el Laiki Bank, para evitar la quiebra del segundo mayor banco del país.

No era suficiente y Nicosia hubo de recurrir a la troika, que una vez en Chipre situó las necesidades de financiación del sector bancario en torno a los 10.000 millones de euros, el 60 % del PIB.

Anuncios