Rescate a Chipre

Chipre_cajero

Mensaje en la pantalla de un cajero automático greco-chipriota: “Lo sentimos, estamos teniendo dificultades”. Fuente: @YiannisMouzakis, Twitter

Nicosia impone tasas a los depósitos y evita la fuga de capitales

La UE y Chipre hacen pagar el rescate del país a los depositantes

  • Nicosia impedirá retirar parte del dinero de los bancos para asegurar que los depositantes paguen un nuevo impuesto
  • Habrá un impuesto extraordinario del 9,9% sobre los depósitos de más de 100.000 euros
  • A los de menos de 100.000 se les gravará con un 6,75%

, Cinco Días, Madrid, 16.03.2013

Bruselas impone a Chipre que sus ahorradores paguen al menos la mitad del rescate. Por primera vez, un auxilio financiero a un país de la UE contampla gravar más los depóstios para hacer frente a los pagos, en lo que en la práctica, supone una quita de la deuda pública. La zona del euro ha acordado un rescate de 10.000 millones de euros para Chipre, según informó anoche el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, tras más de diez horas de negociaciones. El rescate, aseguró, incluye “ambiciosas medidas” en el ámbito de la consolidación fiscal, las reformas estructurales y las privatizaciones, así como “acciones determinantes” para salvaguardar la estabilidad financiera.

Pero lo más llamativo venía después: los Diecisiete han pactado un paquete de medidas que incluye un impuesto extraordinario del 9,9% sobre los depósitos de más de 100.000 euros y uno de 6,75% para los de menos, así como un aumento del impuesto de sociedades del 10 % al 12,5%. La tasa se aplicará una sola vez y se impondrá para depositantes residentes y no residentes de Chipre. El Eurogrupo ha explicado que el impuesto tan elevado se ha tenido que aplicar dado el gran tamaño del sector bancario de Chipre.

El Gobierno del conservador Nikos Anastasiadis aprobará este fin de semana una ley para permitir que la parte correspondiente a la tasa se quede “congelada” en las cuentas bancarias para garantizar que pueda ser recaudada. Jörg Asmussen, miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo, aseguró que el Banco Central de Chipre tiene ya un “plan de contingencia” para controlar los flujos de depósitos diarios y evitar huidas de capital. Es decir, sobre la economía de Chipre planea el corralito.

Dijsselbloem explicó además que la tasa especial sobre los depósitos permitirá aportar unos 5.800 millones de euros. En este sentido, el ministro chipriota de Finanzas, Michalis Sarris, aseguró en rueda de prensa tras la reunión que con todas las medidas de recaudación que aplicará Nicosia el país llegará a los 17.000 millones de euros que necesita.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha explicado que propondrá “una contribución” de la institución al rescate, aunque no ha podido adelantar la cantidad, dado que la propuesta acordado hoy “es sostenible” en el interés de la economía chipriota, provee la financiación apropiada y distribuye adecuadamente la carga con las quitas sobre los depósitos.

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, señaló que, a su entender, el Gobierno ruso está dispuesto a contribuir al rescate mediante la reducción de las tasas de interés del préstamo concedido a Chipre, pero que “no he visto hasta ahora voluntad de ir más allá”.

Al ser preguntado por el hecho de que con esta medida los depósitos de hasta 100.000 millones de euros ya no quedarán garantizados por fondos de garantía de depósitos como establece la propia Unión Europea (UE), Dijsselbloem explicó que es una “situación especial” y que el gran tamaño de su sistema bancario requirió un “programa específico”.

Decisión difícil

Sarris aseguró que la decisión de aceptar las quitas, a las que Chipre siempre se opuso, “ha sido muy difícil”, pero recalcó que se podría haber perdido mucho más dinero en una bancarrota del sistema bancario o del país. En cualquier caso, explicó, los depositantes recibirán como compensación acciones por el valor equivalente a la quita que tendrán que asumir los clientes, informa Efe.

El rescate establece además un aumento del impuesto anticipado sobre las rentas del capital, la reestructuración y recapitalización de bancos y quitas para los tenedores de deuda júnior.

El rescate prevé “medidas excepcionales” para hacer frente a la frágil situación del sector bancario, pero sin poner en riesgo la sostenibilidad de la deuda del país, dijo Dijsselbloem.

Dado el gran tamaño de la banca chipriota con respecto a su PIB, habrá una “reducción apropiada” del mismo hasta alcanzar la media de la Unión Europea (UE) de cara a 2018, indicó.

También hay un acuerdo sobre las subsidiaras griegas de los bancos chipriotas, mediante una transacción de adquisición de activos y asunción de responsabilidades sin ninguna carga para la deuda helena.

El presidente del Eurogrupo dijo que la eurozona confía en que el rescate y su “estricta implementación” permitirá que la deuda pública de Chipre, que se prevé alcance el 100 % del PIB en 2020, permanezca en una vía sostenible, mejorarán su potencial de crecimiento y garantizarán estabilidad financiera a largo plazo.

El Eurogrupo espera que el consejo de gobernadores del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) apruebe la propuesta para el marco de la asistencia financiera hasta la segunda mitad de abril.

Anuncios