BSEC o la frontera dentro de la frontera


Logo de la Parlamentary Assembly of the Black Sea Economic Cooperation, inspirado en el mapa del Mar Negro.  En este post reproducimos el apartado que Eduardo Olier le dedica a la BSEC (Organization of the Black Sea Economic Cooperation) y su importancia dentro de las fronteras geoeconómicas de la Unión Europea. Los párrafos citados proceden de las pags. 120-121 en su libro: Geoeconomía. Las claves de la economía global, Pearson, Madrid, 2012. Aprovechamos para recomendar su blog sobre Geoeconomía.

El Mar Negro, el Pontus Euxius, el “mar hospitalario” de la antigüedad griega, rodeado por Rusia, Ucrania, Rumania, Bulgaria, Turquía y Georgia, requiere en el contexto de las fronteras de la Unión Europea un análisis aparte. Es una frontera dentro de la frontera. Veamos: en diciembre de 1992, Armenia, Azerbaiyán, Bulgaria, Georgia, Moldavia, Rumania, Rusia, Turquía y Ucrania, constituían el Black Sea Economic Cooperation (BSEC). Se unían también Albania y Grecia y, posteriormente, Serbia y Montenegro en 2004. Una organización de cooperación económica en la que participan dos miembros de la OTAN y varios miembros del antiguo Pacto de Varsovia. Una región de gran importancia geoestratégica debido a su posición como corredor de energía, así como por las fuentes de energía que contiene. Además de ser el paso de las comunicaciones entre Europa continental y Asia, y entre Asia Central y Oriente Medio. Una zona “fronteriza” con la propia Unión Europea  que la condiciona en varios sentidos. por ser un eje de comunicaciones terrestres y fluviales muy relevante, por aglutinar en su entorno un enorme mercado de varios cientos de personas y por ser la clave de las comunicaciones energéticas de la propia Unión Europea. De aquí que en 2008 se promoviera, debido a la entrada de Bulgaria y Rumania en 2007 en la Unión Europea, un acuerdo de cooperación entre las dos organizaciones. esta nueva situación de fronteras compartidas dentro del entorno fronterizo de la Unión Europea.

Tomando como referencia el mapa de las fronteras geoeconómicas de la Unión Europea (fig. 8.2, pag. 120, pero extraído aquí del blog del autor:

…conviene volver la vista sobre tres zonas de especial interés. Primero, los Balcanes. Unos países que, provenientes de la extinta Yugoslavia, no han sido integrados aún en la Unión Europea. Segundo, los países del Cáucaso, Moldavia Ucrania, Bielorrusia. Y finalmente, el Mediterráneo con con las fronteras que van desde Israel a Marruecos, incluyendo a Turquía, aún en proceso de integración. Se tata de zonas de evidente interés económico y de potenciales conflictos geopolíticos. Zonas que por su proximidad geográfcia y por la dependencia económica que Europa tiene de  ellas las presenta como unas fronteras internas de la máxima relevancia.  De ahí las decisiones geoestratégicas que se han tomado internacionalmente en los últimos años con expresa aprobación de las Naciones Unidas.

Países miembros del BSEC

Anuncios