El flanco índico

Marcar con el puntero para ampliar

El mapa que reproducimos abarca la totalidad del teatro geoestratégico del Océano Índico, el flanco sur o “vientre blando” de Eurasia. Procede del análisis que acompaña un juego de geoestrategia que pronto publicará una revista especializada: Modern War, dedicada mayormente a la recreación y análisis de los conflictos en los últimos veinte años, o aquellos que puedan tener lugar en el futuro. Así, en “Red Dragon, Green Crescent” que aparecerá en septiembre-octubre de este año, Bruce Costello, su diseñador,  apuesta por analizar cómo podría ser la guerra naval a gran escala en el siglo XXI, tomando como epicentro el probable escenario del Sur y Sudeste de Asia, así como  el Pacífico Occidental.

En la presentación del juego se lee:

“En Red Dragon, Green Crescent,  se amplía el juego original a partir de un doble mapa que cubre el Océano Índico y Medio Oriente, áreas de interés estratégico para los EE.UU. y sus aliados, así como para la República Popular de China y los suyos.

En el juego, son escasas las fuerzas chinas que pueden ser inicialmente desplegadas en la zona del Océano Índico, pero también poseen un sólido aliado desde el principio: Myanmar. Además de Myanmar, hay otros signos de interrogación para los planificadores estadounidenses. Por ejemplo, ¿Pakistán permanecerá de brazos cruzados si la India se alía con los EE.UU., dado que una hipotética victoria de Estados Unidos e India en una guerra contra China podría ser percibida como  una amenaza existencial por ese país?¿Y qué sucedería con Irán? Si ese país está cada vez más dispuesto a  movimientos para lograr el dominio en el Golfo Pérsico, ¿qué mejor momento que durante una guerra a gran escala, mientras que  todavía no está claro quiénes podrían ser los ganadores? También está presente el resto de la problemática de Oriente Medio (Egipto-Siria-Líbano-Israel). Esa totalidad colectiva crea un juego maravillosamente variado. Además de los escenarios principales, hay numerosas variantes y opciones, añadiendo nuevas dimensiones que confieren, literalmente, cientos de nuevas posibilidades de juego”.

En definitiva, un escenario de ficción, pero que en realidad no deja de estar en sintonía directa con las nuevas directivas estratégicas estadounidenses con respecto a Asia (y China, muy en especial) publicadas a principios de este mismo año.

Un par de cazabombarderos chinos JH-7 se abalanzan sobre la flota americana: un escenario de pesadilla que posiblemente ilustre la portada del primer número de Modern War

Anuncios