La música y su contexto cultural en la sociedad rumana

    Vioara cu goarna” o “Violín con trompeta”: una campana de trompeta es utilizada como amplificador de fortuna del violín, Transilvania. Fotografía: Sara Revilla

La música en Rumanía. Aproximación teórica al estudio de la música y de su contexto cultural en la sociedad rumana, por Sara Revilla Gútiez

Trabajo de investigación. Máster en Investigación Etnográfica, Teoría Antropológica y Relaciones Interculturales (Universitat Autònoma de Barcelona).

Tutor: Prof. Dr. José Luís Molina – Defensa: 22 de Julio de 2011

 

No en pocas ocasiones la cultura de una región ha sido utilizada para estimular, enfatizar y/o apoyar cierto tipo de ideologías. La lengua, la pintura, la arquitectura, la moda, la cotidianeidad, en general, son elementos y situaciones que se han prestado a la manipulación de significados e idearios determinados. Por otra parte, de entre la infinidad de dimensiones culturales que pueden deducirse de la expresión humana, las atribuidas a la música son múltiples y diversas, tanto como lo son los usos y funciones que ella misma ocupa en cada sociedad y contexto.

El caso de Rumanía es particularmente interesante debido a que se halla actualmente en un acelerado y constante proceso de cambio. En poco más de veinte años, este país ha evolucionado desde su condición política como régimen socialista totalitario, hasta la precipitada incursión en la sociedad neo-capitalista y en las lógicas de la modernidad más exacerbada. La música, al igual que otros muchos productos culturales, ha sido y es, en este caso, reflejo de la textura social y de los cambios y metas ideológicas que el poder de turno desea promulgar. De una voluntad institucional monolítica, cuyo empeño era presentar en unión culturalmente homogénea a todo miembro de la sociedad rumana, se ha pasado a una multiculturalidad reconocida y promocionada como imagen de un país mucho más moderno y actual.

Mientras el régimen de Ceauşescu prohibía (relegaba a un último término de consideración) todo elemento musical, ya fuera tonada, letra, instrumento o técnica de ejecución, que pudiera quebrantar la imagen pura y original de las raíces de la cultura rumana, en la actualidad se alienta el discurso de la multietnicidad presente en el substrato cultural rumano. De este modo, nos encontramos con que hoy en día tienen cabida en la vida pública cotidiana y, por supuesto, en el mercado discográfico global, todo tipo de música étnica[1] proveniente de minorías presentes en Rumanía como lo son los húngaros, los gitanos, los búlgaros o los serbios. También encontramos una fuerte influencia de los géneros occidentales populares como el rock, el jazz, el hip-hop, el techno, etc, cuyos principales rasgos estéticos musicales se ven enriquecidos por los propios de la música popular rumana. Así pues, se oyen formaciones instrumentales consideradas tradicionales, mezcladas también con bases electrónicas y con patrones rítmicos propios de la muzica orientala[2]. Algo totalmente impensable durante el Régimen Socialista, ya que los espacios y funciones de las músicas consideradas no rumanas eran mínimos, restringidos a la más absoluta privacidad.

Lo que en este ensayo pretendemos mostrar es la fragilidad de los límites y fronteras[3] que se imponen en determinados contextos sobre elementos culturales. Es decir, cómo y en función de qué se establecen las distinciones sobre las que se edificarán idearios nacionalistas, etnicitarios, regionales y patrióticos. Para abordar, como señala el título, el estudio de la música y de su contexto cultural en la sociedad rumana, es necesario comprender que no hay y nunca ha habido una única música rumana, sino que en las diferentes épocas políticas y sociales del país se ha promocionado un determinado tipo de música, mientras que otros quedaban relegados a un segundo plano. A menudo, ese género o estilo musical enaltecido proviene de los que son censurados, pero la línea distintiva que se impone en cada contexto define cuáles van a ser los rasgos remarcables y el significado de los mismos. Por tanto, cuando en la República Socialista de Rumanía se menospreciaba la música tocada por los gitanos y se les instaba a ejecutar las melodías al estilo tradicional, la diferencia era mínima y, además, ignorada, puesto que los músicos de este grupo étnico eran, y son, los más apreciados por sus cualidades interpretativas, asignándoseles capacidades propias de su naturaleza[4].

La música, durante este periodo de represión cultural, fue utilizada por el Estado para promocionar una imagen concreta de la nación que se pretendía preservar. Sin embargo, esto originó una apropiación, por parte de las etnias y de los grupos sociales marginales, de todos los demás géneros, estilos, temáticas y elementos del mundo musical, cuyas connotaciones se consideraban fuera de los límites de lo que debía conformar la imagen musical de la Rumanía del momento. La propia separación y distinción de lo que debía ser la muzica nazionala comportó la consolidación de otros géneros hoy conocidos localmente como marcadores étnicos. Esta pluralidad de estilos que, aún negada anteriormente, siempre ha existido con una fuerte significación identitaria, casa a la perfección con las lógicas de la globalización y del multiculturalismo que fluyen actualmente en los discursos institucionales y ha permitido a Rumanía revelarse como país europeo moderno culturalmente competitivo. La música y los elementos que la conforman (letras, vestuario, instrumentación, técnicas compositivas, etc.) juegan un papel importantísimo en la consolidación de esta imagen multicultural de la Rumanía de hoy, la cual no puede entenderse completamente sin tener en cuenta su pasado socio-político y su substrato histórico-cultural.

En resumen, en este trabajo se analiza la importancia de ese pasado y de sus características, a la vez que se exponen de forma sistemática algunas de las clasificaciones de los tipos de música más representativos de la escena actual rumana. Por último, se intenta comprender el rol que la música ha ocupado en la sociedad rumana y cómo ésta ha intervenido en la configuración de las identidades de los rumanos de hoy en día.

                                                                                                              Sara Revilla (UAB)


[1] Etiqueta que abarca y clasifica la música según el origen étnico-cultural-geográfico de sus ejecutantes y de los elementos musicales que utilizan.

[2] Nombre con el que se denominaba en el periodo comunista a la música con influencia turca-otomana.

[3] Aquí me refiero al término límite o frontera, tal y como Fredrik Barth lo definía en 1969.

[4] Es interesante analizar el porqué de esa naturalización de las capacidades interpretativas de los gitanos para con la música. Un ejemplo es el estudio de Van de Port (1999).

Anuncios