Lectura de verano: aventuras entre los rusos de ayer y hoy

El libro de la joven autora neoyorkina (de origen turco) Elif Batuman, está teniendo éxito este verano, incluso entre público sin especiales conocimientos sobre literatura rusa. ¿Por qué? En Blog de Libros, Mariana escribe:

“Elif Batuman busca en las páginas de Los poseídos aquellas respuestas a los grandes interrogantes de la vida. Siguiendo los pasos de sus autores rusos preferidos, se cuestiona sobre temas tan amplios como el amor y la novela, el individuo en la Historia, las crisis existenciales de los estudiantes recién licenciados”

Quizá se trata de una presentación un poco exagerada, pero no cabe duda de que Elif Batuman tiene mucha soltura escribiendo y resulta además muy divertida. En conjunto, despliega un estilo que recuerda al de J. D. Salinger en El guardián entre el centeno, pero también incorpora trazos de los libros de viajes, recursos de la novela satírica anglosajona (de Lodge a Sharpe pasando por Woodhouse y tantos otros) y, last but not least, puntos de vista de la joven turca ultraoccidentalizada que hay en su corazón de neoyorquina cosmopolita. Un cocktail ideal para llevar en el avión o leer en la tumbona, mientras nos volvemos a entusiasmar con las tormentas sentimentales de los gigantes de la  literatura rusa :

“Como algunos de los lectores de este blog saben, me entusiasma la mezcla de géneros literarios. Y eso es precisamente lo que ha hecho la autora norteamericana de ascendencia turca: mezclar el ensayo, el diario de viajes y la autobiografía. Su libro no trata sólo de los “libros rusos” y “las personas que los leen”, sino que va más allá. Habla de sus experiencias con la literatura de Chéjov, Pushkin, Tolstói, Dostoiveski o Gógol, pero también de algunas obras de Cervantes o Thomas Mann. Y habla de la literatura uzbeka, y de seminarios y de ponencias y de extraños compañeros de trabajo, y también de lugares como Petersburgo, Stanford o Samarcanda. Algunos capítulos son mejores o más entretenidos que otros (prefiero que me hablen de autores rusos, cuyas obras conozco, que de autores uzbekos que no me suenan), pero el conjunto es ameno y muy sugerente y Batuman tiene talento para envolvernos en su tela de asuntos reales”

Anuncios